Gerardo Lecanda / Fotos: Gonzalo Ibáñez

“Queremos que nuestra clientela se sienta en casa”, con esta máxima, Mochomos proyectó la remodelación de su restaurante en Querétaro, destacando la terraza y espacios principales. La idea es poderte quedar a la sobremesa o simplemente disfrutar más tu estadía, pero sin que te sientas aislado del restaurante, nos explica Octavio Ibarra, arquitecto a cargo de la remodelación.

Por esa razón, la propuesta privilegia el contacto con el paisaje, con muchos claros con cristal, techos verdes, y materiales cálidos que se integran a la propuesta cálida y contemporánea típica del restaurante que honra los sabores sonorenses en una oferta culinaria contemporánea.

“Es un área exterior pero tiene todos los elementos necesarios como para sentirte adentro. Para Mochomos es muy importante el contacto con la naturaleza, por eso vemos ventanales tan amplios, techos verdes naturales; la ventilación, la iluminación, que es muy importante en la propuesta del restaurante”.

 

Igualmente a esa atmósfera colaboran los materiales y recubrimientos elegidos para este renovado espacio, pues se emplearon piedras como granito y madera, mucha madera. Al final se trata de preservar esa calidez y elegancia, sello de Mochomos, aun en un espacio casual y relajado como éste.

Propuesta que crece 

Dentro de los planes de Mochomos está continuar la expansión de su propuesta y concepto, puesto que a los recién abiertos en Toluca y Puebla, se sumaría uno en Estados Unidos, como nos anticipa su fundador…

“Acabámos de abrir Puebla, estamos concluyendo Toluca, viene Guadalajara, Aguascalientes, San Luis Potosí para 2019, y pues traemos un proyecto ambicioso de cruzar la frontera para abrir en Estados Unidos… Todo para llevar nuestro concepto 100% mexicano, con calidad nacional, y desde luego con un estilo único en cada platillo y en cada espacio”.