Luis González / Fotos: Daniel Moro

Cuando se piensa en deportes de equipo, pocos considerarían al polo, a la equitación y cualquier otro que se haga a caballo… Sin embargo, lo es y con un grado de dificultad especial, puesto que implica entablar una sinergia, una comunicación quizá, con un animal del que depende en buena medida el triunfo. Esa comunicación es la que destaca Guillermo Steta, presidente de la Federación Mexicana de Polo y reconocido polista internacional, a la hora de hablarnos apasionadamente de este deporte, del que se espera vuelva a los Juegos Olímpicos en 2024, proceso que ha seguido de cerca y que espera seguir apoyando pero ahora en la Federación Internacional de Polo. De esto y su trayectoria charló con JETSETera.

Cuéntanos cómo nace tu gusto por este deporte…

“Bueno, mi vida ha sido el polo… Mi padre jugó polo en el Club Jajalpa, sus amigos, yo crecí prácticamente rodeado de caballos, los fines de semana acompañábamos a mi padre a jugar en el Club de Polo de Tecámac. Jugué polo hasta los 11 años, ya luego lo dejé por cuestiones familiares, lo dejé aunque nunca perdí el vínculo con el caballo, porque siempre tuve caballos cuarto de milla, españoles”.

“Luego, a los 35 años, por invitación de un muy buen amigo de mi padre y posteriormente mío, don Alfredo Pliego, me invitó a jugar con él sus hijos y nietos en Jajalpa y volví a retomar el deporte de lleno”.

Es un vínculo muy fuerte y especial el del jinete caballo, dentro y fuera del campo, le comentamos a Guillermo…

“Todos los deportes que se hacen a caballo son increíbles creo, por ese vínculo especial que se establece, un binomio entre dos seres vivos, un ser inteligente y un animal, el poder el poder controlarlo, el poder darle señales, enseñarle a un animal a jugar polo es increíble, el animal más estético. Es un deporte de mucha destreza y adrenalina combinada entre la del caballo y el jinete. No nada más te vinculas con uno sino con seis caballos… unos más fuertes, otros más rápidos, cómo vas a meter los caballos es importante. Es algo muy estratégico”.

Y la cercanía con el deporte ecuestre siempre estuvo ahí, pues en 2005 fue invitado por su compañero de deporte y gran amigo Pablo Rincón Gallardo a ser parte de su equipo al frente de la Federación Mexicana de Polo como tesorero. Etapa que recuerda con mucho agradecimiento y un dejo de nostalgia…

“Trabajar con Pablo era un gran aprendizaje, extraordinario ser humano aparte  de ser uno de los grandes polistas de México, que le dio renombre al polo nacional. Colaboré con él hasta 2007, desafortunadamente le vino un cáncer muy agresivo y  fallece ese año.

“Yo seguí como tesorero hasta 2009, luego estuve fuera dos años. En el 2011 los asociados me pidieron tomara las riendas de la federación, con un primer periodo en 20011-15 y el segundo que está por concluir en marzo”.

 

Es importante que el nuevo presidente [de la Federación] pueda plasmar lo importante que es el polo como deporte… Muchos lo ven como un evento social, sí es muy atractivo, a la gente le gusta ir, pero no hay que olvidar que ante todo es un deporte.

Guillermo Steta

presidente de la Federación Mexicana de Polo

A propósito del cambio de estafeta, preguntamos al directivo con qué logro se queda dentro de su gestión, y no duda en destacar el crecimiento de la federación, y se muestra confiado de cara a la nueva administración del polo y del deporte nacional mismo:

“Cuando tomamos la presidencia en 2011, había ocho clubes federados, hoy hay 18, es más de un club por año, estamos llegando a los 400 polistas federados… Otro aspecto es el registro que hemos venido llevando en materia de comunicación, un ejemplo es la página de internet, muy activa, donde se puede llevar seguimiento de los clubes, de los hándicaps, calendario, convocatorias…

“Y bueno, en cuestión de torneos, en los últimos tres años hemos roto récord de torneos federados, este año va a ser igual; cada año estamos federando más polistas, que es una de las misiones que tiene la federación”.

Y con la nueva administración de la Conade cómo espera sea la relación…

“En mi administración hemos tenido muy buena relación con la Conade, con la Codeme; en lo que nos pudieron ayudar lo hicieron. Tuvimos apoyo de la Codeme y en el Comité Olímpico, donde si bien es cierto que aún no somos deporte olímpico pero sí hemos tenido una extraordinaria relación.

“Entonces,  yo creo que la nueva administración de la Federación seguirá con esta buena relación, sobre todo con la Codeme, donde es importante que el nuevo presidente pueda plasmar lo importante que es el polo como deporte, muchos lo ven como un evento social; no es que esté yo peleado con lo social, sí es muy atractivo, a la gente le gusta ir, pero no hay que olvidar que ante todo es un deporte”.

México, presente en el regreso del polo al olimpismo

Quizá pocos lo recuerdan, pero México tiene una añeja tradición en la práctica del polo, disciplina donde el seleccionado nacional brilló en los Olímpicos de París 1900 y en Berlín 1936 donde se llevó el bronce, siendo la primera disciplina que dio metal olímpico al país, aunado a que el mexicano Carlos Gracida es considerado una de las figuras en la historia del polo, como bien rememora Guillermo Steta.

Por esa tradición, México debe estar en el regreso de la disciplina a los Juegos Olímpicos, proceso en el que se ha involucrado Guillermo, que es uno de los seis embajadores de la Federación Internacional de Polo en el país, y espera seguir apoyando una vez que culmine su periodo al frente de la federación nacional.

“Va bien el proceso (para volver a Olímpicos). En los Panamericanos de Lima 2019 se jugará como deporte de exhibición, se trata de demostrar al Comité Olímpico que el polo está preparado para regresar a los Juegos Olímpicos.

“En Tokio 2020 es prácticamente imposible  que el polo aparezca porque es de las pocas ciudades de primer mundo donde no se juega. En cambio para París 2024, la ciudad cuenta con instalaciones increíbles para el polo, está cerca Chantilly, una ciudad emblemática de este deporte, entonces sería ideal que ahí reaparezca el polo”.

Y con miras a este proceso olímpico, cómo ve al polo mexicano, preguntamos a Steta…

“Tenemos una selección que se está preparando para el próximo mundial 2020, se está dando continuidad al entrenador Diego Solórzano, que ha hecho una buena labor. Se tienen nombres de jugadores jóvenes que viene con empuje y cierta experiencia internacional para integrar el equipo. Vamos con todo para llegar al mundial y estar entre los tres primeros lugares”.

De esta forma es como Guillermo Steta cierra su gestión al frente de la Federación Mexicana de Polo, pero no por ello se aleja del trabajo de escritorio, pues reconoce su interés por buscar un puesto en la Federación Internacional de Polo.

“Me quiero involucrar más en las actividades con FIP, buscar algún puesto en una delegación, algún puesto administrativo para ayudar a la FIP. Viene un cambio de presidente, como se están dando las cosas sería Horacio Areco… Hemos estado en contacto en México y en Buenos Aires, en Brasil hace dos meses le manifesté que quería involucrarme, que le quería ayudar y estar más cerca de la Federación Internacional de Polo…”

Creo que en la Federación Internacional puedo aportar mucho en la cuestión de comunicación y mercadotecnia; ayudar para que el polo vuelva al olimpismo.

Guillermo Steta

presidente de la Federación Mexicana de Polo