JetSetera / Foto: Twitter

Este martes se dio a conocer que la marca Michael Kors adquirió la firma Versace, en una operación de 2,120 millones de dólares, según un comunicado conjunto de ambas marcas de moda.

La noticia ha dado mucho de qué hablar, y no es para menos, puesto que se trata de la adquisición de una de las marcas más importantes y exclusivas en el mundo de la moda y el lujo, por parte de una firma norteamericana que no pasa por su mejor momento y no tan exclusiva como la casa italiana fundada en 1978 por Gianni Versace. Las reacciones  no se han hecho esperar, tan solo en las redes sociales, donde seguidores de Versace han manifestado su rechazo a la transacción, particularmente en el Instagram de Donatella Versace, directora creativa y vicepresidente de la marca.

En busca de exclusividad

Pero más allá de esta reacción de fans, expertos en el mundo de la moda han especulado en torno a las motivaciones de Michael Kors para adquirir a la legendaria marca europea, tal es el caso de  Asanyah Davidson, directora del Instituto de Moda del Miami-Dade College, en Florida, quien consultada por BBC Mundo, menciona que la transacción va más allá del simple negocio y diversificación, y que se trata de una medida estratégica pensada en granjearse una idea de exclusividad:

“Kors está comprando una marca que ya está establecida como de lujo y exclusiva. Tiene un cliente, un precio y un espacio comercial que equivale a una mayor cuota de mercado”, dice Davidson a la BBC.

Para los clientes informados esta diferencia es relevante: ¿la ropa la fabrica un artesano en un atelier o la cosen sin demasiado cuidado miles de trabajadores en miles de máquinas de coser de una factoría?, analiza el medio, mientras que la experta reitera que esa idea es la que guía la compra:

“Esto es algo que las compañías estadounidenses de moda están tratando de traer de vuelta, pero los mercados laborales baratos realmente han socavado a nuestros hábiles artesanos […] Las marcas europeas están asociadas a una historia de larga tradición y eso agrega valor”, sentencia Davidson.

 

El análisis de BBC añade otro factor: la sobreexposición de Michael Kors que ha desgastado su imagen de “exclusividad”, al estar presente en todas las tiendas de moda, incluso en las de descuento, algo que las marcas europeas, como Versace, Dior o Chanel, nunca harían, al estar dirigidas al segmento económico tope en el mercado.

“Mi perspectiva es que no van a comprar una marca como ellos, porque ya la han saturado en el mercado… En su lugar lo que estarían haciendo es tratar de ocupar un espacio en el mercado para clientes más exigentes…”, señala a BBC Jaclyn Tanenbaum, profesora de la Facultad de Negocios de la Universidad Internacional de Florida.

¿Operación riesgosa?

Para la entrevistada, las ganancias de esta compra por parte de Michael Kors, quien para el cuarto trimestre de 2017 presentaba bajas en ventas por 7.6%, dependerán de cómo manejen los productos de su nueva adquisición:

“Básicamente mi preocupación es que la marca Versace sea diluida. No sé si (Donatella) lo que haga sea perder, más que ganar… Todo dependerá de la estrategia de Michael Kors y de cómo posicione la nueva marca bajo su sombrilla. Pero si bajan los precios o la ponen en más tiendas de descuentos, perderá el sentido de exclusividad y perderán ese segmento al que aspiraban en un primer momento”, dice Tanenbaum al medio.

(Vía BBC Mundo)