Karla Juárez / Fotos: Jonathan Escamilla

Hace poco más de un año nació en Querétaro el primer bar de todo México especializado en cereales: Ring Cereal Bar. Un proyecto gastronómico que vuelve locos tanto a chicos como a grandes. Fundado por Edmundo Hernández, venezolano encariñado con nuestro bello estado y su gente, Ring Cereal Bar se ha coronado como uno de los restaurantes temáticos más divertidos.

“Aquí tenemos un propósito, que todos los adultos vuelvan a ser niños y que los niños que nos visitan sean más felices; esto respaldado por una serie de valores que nos ayudan a dejar ciertas enseñanzas en los clientes, como la amistad, honestidad.”, nos cuenta Edmundo.  

Quienes acuden a cualquiera de sus dos sucursales, Centro o Juriquilla, se pueden llevar la sorpresa de ser atendidos por un luchador enmascarado, quien les ofrece cualquiera de sus más de 200 opciones de cereales, tanto nacionales como importados.

Desde el clásico de chocolate, maíz o trigo hasta los libres de gluten, orgánicos o con sabores fuera de lo común, como unicornio, galletas Oreo, durazno, calabaza, menta, entre muchos otros que explotan los sentidos de los comensales.

“A veces es difícil complacer todos los gustos, pero nos esforzamos mucho para que así sea; siempre estoy al pendiente de lo nuevo que sale, sabores, marcas o productos de temporada, especialmente en los cereales americanos se acostumbra a lanzar según las festividades o estaciones del año”.

Otra parte importante en la filosofía del Ring Cereal Bar es apoyar las marcas nacionales, por lo que un gran porcentaje de los productos son mexicanos, cada uno de ellos con la garantía de ser 100% calidad culinaria.

Ambos locales se distinguen por su animada decoración, paredes azules con murales de personajes representativos, mesas y sillas coloridas, así como artículos divertidos para el consumo de los platillos.

“La idea es que la gente tenga la oportunidad de probar un cereal que no conoce o que usualmente no compraría, que vivan toda una experiencia para recordar por mucho tiempo con sus amigos, con su novia o con su familia”, describe el fundador.

Quienes acuden a cualquiera de sus dos sucursales, Centro o Juriquilla, se pueden llevar la sorpresa de ser atendidos por un luchador enmascarado, quien les ofrece cualquiera de sus más de 200 opciones de cereales.