Por JetSetera / Fotos: Gonzalo Ibáñez

En la edad media los rusos solían beber vodka (del ruso “voda”, que significa “agua”) para calmar el frío y con fines medicinales. De una rudimentaria preparación hecha a base de papa pasó a una preparación más sofisticada a base de diversos granos gracias a los monjes en el siglo XVIII.  

Serían dos hechos históricos los que involuntariamente llevaron al vodka a otras latitudes, la Revolución Rusa y, sobre todo, la segunda guerra mundial, por la que este destilado cruzaría el Atlántico para ser incorporado a la coctelería con gran éxito, convirtiéndose hoy en protagonista de, irónicamente a su origen, refrescantes propuestas para mitigar el calor de verano. Aquí algunas de ellas, cortesía de El Guayabo Restaurant, donde podrás disfrutar del Mundial con variedad de coctelería y platos de mar.

 

 

Diosa del Edén

1 onza de jugo de limón

1 onza de agua de lima

1 onza de jarabe natural

½ onza de Curaçao

1 onza de maracuyá

1 onza de Controy

2 onzas de vodka

Servir en vaso en ese orden; agregar hielos y media rodaja de naranja para decorar.

Frutos rojos

2 zarzamoras

2 frambuesas

1 fresa rebanada en cuatro

2 onzas de vodka

Agua mineral

Ginger Ale

Servir hielos, agua mineral y agregar 1 onza de Ginger Ale; agregar el vodka y frutos rojos.

Pepino y romero

Ralladura de pepino

Ramita de romero

2 onzas de vodka y Sprite.

Colocar hielos, servir Sprite y vodka; decorar con romero y pepino.

Manhattan

2 onzas de vodka

2 onzas de jugo de arándano

1 onza de jugo de limón

Servir jugo de arándano y agregar hielos, vodka, jugo de limón, agua mineral y Ginger Ale.; decorar y dar twist con ralladura de limón.

Conga

 

2 onzas de vodka

1 onza de jarabe de granadina

Jugo de naranja

Jugo de piña

Verter granadina, colocar hielo, luego jugo de naranja y agregar vodka, decorar con rodaja de toronja y una cereza.