Por JetSetera / Fotos Gonzalo Ibáñez

Catalogado como uno de los mejores 20 museos de México por los expertos Alberto Ruy Sánchez y la historiadora y editora Margarita Orellana, ocupando el lugar decimoquinto de la lista, el Museo de Arte de Querétaro (MAQRO) destaca no solo por su vocación y rica colección de arte sino también por la belleza de su espacio.

Situado en en el Exconvento de San Agustín, el MAQRO es poseedor de uno de los claustros barrocos más bellos de Latinoamérica. El inmueble y la iglesia anexa se edificaron entre los años 1731 y 1745, y ha sido sede de diversos espacios que han atestiguado momentos de nuestra historia, como muchos otros espacios queretanos.

Este recinto albergó la escuela de Filosofía y Artes Liberales de la Provincia Agustina de San Nicolás de Tolentino de Michoacán. Tras las Leyes de Reforma, el edificio pasó a poder de la Federación, fungiendo primero como cuartel y hacia 1889, por decreto de Porfirio Díaz, como Palacio Federal. Cumplió con esta función hasta 1987, que fue puesto bajo resguardo del gobierno estatal con el fin de habilitarlo como museo, consolidándose esta intención el 22 de septiembre de 1988 con la inauguración del MAQRO.

 

El acervo del museo constituye una panorámica de la historia de nuestro arte, desde la primera mitad del siglo XVII, durante el Virreinato, a la segunda mitad del siglo XVIII. Asimismo, reúne una colección propia que supera las 600 obras, de artistas locales, nacionales e internacionales.

El MAQRO es escenario constante de una gran variedad de eventos culturales y artísticos: exposiciones, conciertos, conferencias, cursos, presentaciones de libros, obras de teatro, danza, además de programas educativos dirigidos al público en general, vocación que le ha colocado como uno de los como uno de los espacios culturales más importantes de Querétaro y de la región.