Luis Ángel González / Foto: OFEQ, Guillermo Salvador

Un viaje de emociones espera a los amantes de la música clásica este jueves, pues durante su sexto concierto de temporada la Orquesta Filarmónica del Estado de Querétaro interpretará obras de Brahms y Franck, bajo la batuta del prestigioso director mexicano Guillermo Salvador.

El concierto a realizarse este jueves 22 de febrero a las 20:30 hrs en el Teatro Metropolitano abrirá con la Obertura Festival Académico de Johannes Brahms, para luego interpretar Variaciones sobre un tema de Haydn, del mismo compositor alemán, y finalizar con la magna Sinfonía en re menor de César Franck.

En palabras del maestro Salvador, quien en múltiples ocasiones ha dirigido a la OFEQ, los asistentes al Metropolitano podrán disfrutar de un programa “vibrante, lleno de pasión y fuerza, en momentos dramático, en otros lleno de alegría y efusividad”, en pocas palabras: un viaje por las emociones que el ser humano puede vivir y que estas obras monumentales nos pueden despertar.

Director y orquesta, un solo compromiso

 Desde luego, la capacidad de la OFEQ es un factor para lograr esta experiencia, cualidad que el director huésped nacido en la Ciudad de México reconoció, al recordar la mezcla de elementos de mucha experiencia y también otros jóvenes, equilibrio que él ve como uno de los baluartes de la OFEQ, la cual recordó no por nada es considerada una de las mejores del país.

 Preguntado respecto a qué cualidades considera deben prevalecer en quien sea elegido como director de la OFEQ, el maestro comentó que desde su perspectiva debe reunir “un gran compromiso con los músicos y la música misma… Si tú tienes ese compromiso, éste se da de manera extendida hacia el público, se logra el objetivo final que es la creación de buena música”, aunado a ello señaló la experiencia y trayectoria en el medio mexicano como necesarias, pero lo más importante, remarcó, es “ tener esa química que a través de la música puedes lograr entre director y orquesta, que no haya una separación del tipo ‘yo soy la orquesta, yo soy el director’…¡No, orquesta y director somos uno mismo, todos estamos haciendo la música”, enfatizó.

Si tú [como director] tienes ese compromiso hacia los músicos y la música misma, éste se da de manera extendida hacia el público y se logra el objetivo final que es la creación de buena música…

Equilibrio y apertura en la difusión de la música

 Con una experiencia importante también como parte de los medios de comunicación en programas de difusión de la música clásica y de orquesta, así como una importante serie de colaboraciones con solistas e intérpretes como Pablo Milanés, Marco Antonio Muñiz o Eugenia León, preguntamos al músico su opinión sobre la inclusión de distintos géneros en los programas de las orquestas como la OFEQ:

 “Lo importante es el equilibrio, que haya equilibrio entre lo que tienes que hacer y lo que puedes… El fin principal de una orquesta sinfónica es la música clásica… Hoy en día las barreras entre la música clásica y otros géneros, y afortunadamente lo digo, se han abierto, y esto ha hecho que las orquestas del mundo incursionen en otros géneros , lo cual está bien siempre y cuando se haga con equilibrio, tiene que haber un equilibrio en la programación a lo largo de un año, sin olvidar cuál es objetivo común de las orquestas sinfónicas: el repertorio sinfónico de los grandes compositores de la historia”.

Pero eso no quiere decir que estemos exentos de involucrarnos en otros proyectos — menciona el director— sin que estos sustituyan el objetivo de la orquesta sino que sean complemento, y que no pierdan el nivel de excelencia que debe prevalecer en una orquesta sinfónica, comenta quien también ha dirigido proyectos como Velada Sinfónica, espectáculo de Rock Fusión Sinfónico.

Recuerda que para adquirir tus boletos del concierto de la OFEQ bajo la batuta de Guillermo Salvador en Guerrero Sur #13 en el Centro de la ciudad o en el sitio web de la OFEQ.