Jazmín Fajardo/Fotos: Shutterstock, Au Petit Riche.

Aunque París siempre será fascinante, el otoño es quizá la mejor época para visitarla: el calor comienza a menguar, los parisinos regresan a la Ciudad Luz —de la cual normalmente huyen en verano— porque, la verdad, la llegada de tantos turistas los pone muy mal.

A partir de septiembre La Ville Lumière vuelve a su movimiento y sabor cotidiano y los tonos ocres y dorados pintan calles y jardines de esta metrópoli ícono de la moda, el buen comer y el amor. Si decides visitarla en esta temporada del año, te recomiendo tres actividades que te harán disfrutarla y vivir su sabor como un local.

Un día de campo en Buttes Chaumont

Este parque que fue abierto en 1867, con motivo de la Exposición Universal, está situado en el distrito 19. A diferencia de otros espacios verdes, como los Jardines de Luxemburgo o las Tullerías, Buttes Chaumont es un parque al que llegan muy pocos turistas y quizá eso es parte de su encanto. Los parisinos suelen ir a este lugar a disfrutar el almuerzo y caminar por sus sinuosas veredas, llenas de árboles, cascadas, templos y una colina.

Antes de llegar, no olvides pasar por una boulangerie para comprar una baguette recién horneada con tus quesos y viandas favoritas y, por qué no, lleva también una buena botella de vino para acompañar la experiencia.

Octubre y la Nuit Blanche

Si visitas París en los primeros días de octubre, prepárate para vivir una de las noche más luminosas y llena de manifestaciones artísticas de la capital de Francia.

Desde 2002, cada primer sábado de octubre los museos, galerías de arte y los lugares más emblemáticos de París, al caer la noche, son protagonistas y escenario de la máxima celebración que esta ciudad hace a las bellas artes: Le Nuit Blanche o Noche Blanca.

Danza, pintura, escultura, fotografía, teatro, cine y un sinfín de expresiones artísticas salen a las calles. Esta noche, la gran mayoría de los museos abren sus puertas sin costo y el ayuntamiento de la Villa ofrece circuitos y recorridos para todo tipo de gustos y edades.

¿Tienes hambre después del recorrido nocturno? No te preocupes, ya que muchos restaurantes permanecen abiertos toda la noche para brindar abrigo y energía a los paseantes. Si estás de paso por el noveno distrito, te recomiendo cenar en el restaurante Au Petit Riche, un clásico que desde 1854 ha deleitado a infinidad de celebridades, escritores y políticos con su deliciosa y tradicional cocina.

“Como lo expresó Albert Camus, el otoño es una segunda primavera cuando cada hoja es una flor, y ese encanto se vive en las calles parisinas esta temporada”.

Vino y noches de bohemia en Montmartre

Otra pintoresca y animada celebración de esta ciudad en otoño es la fiesta de la Vendimia de Montmartre –Fête des Vendanges de Montmartre. La edición 2017 se llevará a cabo del 11 al 15 de octubre. Este barrio bohemio y singular se ubica en el distrito 18 y el lugar de referencia es el majestuoso y blanco Sacre Couer.

Ahí podrás disfrutar de los vinos que los vinicultores de la zona producen y de una fiesta de color y sabor que tiene su punto neurálgico en los alrededores del Sagrado Corazón y se extiende por las empinadas calles de Montmartre: degustaciones, conciertos, eventos al aire libre, un desfile y un espectáculo de fuegos artificiales son parte de la agenda de esta festividad.

París es un lugar para vivirse con los cinco sentidos, y en otoño —como las hojas cuando caen de los árboles— es la ciudad perfecta para dejar atrás todo, disfrutar todo su esplendor y enamorarte de ella.

Jazmín Fajardo es viajera incansable. Cómplice del universo y la vida.