Karla Juárez /Foto: Gonzalo Ibáñez

El pianista británico James Rhodes cerró el primer día de la octava edición de Hay Festival en México, que se está llevando a cabo por segundo año consecutivo en Querétaro.

Dicho festival está poniendo de esta manera a la ciudad en el ojo de la literatura en el país, pues durante tres días será la sede de numerosas actividades entre conferencias, talleres, proyecciones y conciertos enfocados a la cultura nacional e internacional.

Dando arranque con la cartelera,  Rhodes pisó el escenario del Teatro de la Ciudad. El concierto tuvo la finalidad de incorporar al festival una sección sonora de calidad con un intérprete que cuenta con una larga trayectoria en el ámbito, seis discografías lanzadas a nivel mundial y distintas participaciones en programas televisivos.

Rhodes, quien vivió una infancia problemática pues fue abusado sexualmente a los seis años, cuenta que en la misma época descubrió a Bach, compositor alemán del periodo barroco, quien lo llevó a tener una gran pasión por la música clásica.

La velada fue el reflejo de la expresión que el artista ha generado desde sus inicios en cuestión al sentir de la vida a través de sus melodías. La música que refleja la personalidad de Rhodes retumbó en el Teatro por más de dos horas dejando a los presentes con la piel erizada.

Desenfreno, paz, alegría, entrega y temor, fueron algunas de las emociones que se pudieron apreciar esta noche. El británico se caracteriza por estar en constante apego con su público, en cada presentación sale del estereotipo de un músico trajeado y con postura recta, su intención es hacer sentir cómodos a los asistentes para que su única preocupación sea apreciar el sonido de su música.

Citas con psiquiátricos, drogas y alcohol lo llevaron a componer muchas de sus piezas, temas de los cuales ahora se anima a hablar a través de su libro autobiográfico “Instrumental: A memoir of Madness, Medication an Music”, que será presentado a los queretanos este viernes 8 de septiembre en el mismo recinto a las 10:30 AM.

Por su parte, Adolfo Arditti, director ejecutivo de clientes y Marca de SURA, empresa que patrocinó la presencia  de Rhodes en el Hay Festival destacó la importancia de tener personajes de esta magnitud en el festival:  “Celebramos esos conceptos y esos valores, en SURA creemos que la libertad de expresión, las nuevas ideas, todo eso abonará a un mejor futuro, no sólo a este país, sino al mundo. Por eso nos gusta la idea de ser parte de este festival, no sólo en México sino en América Latina”.