Karla Juárez/ Fotos: Gonzalo Ibáñez

La pasión de Daniela Corzo, Miriam Carmona y Paulina Viniegra por el mundo de la moda, las llevó a crear la primera feria de diseño mexicano en el Bajío. La fábrica de Hércules fue la sede para recibir a más de 3 mil personas emocionadas por conocer este nuevo concepto.

Diseñadores independientes provenientes de la Ciudad de México, Oaxaca, Puebla y, por supuesto, Querétaro, se reunieron para mostrar a los asistentes propuestas de bolsos, ropa, accesorios, zapatos, artículos de decoración, mobiliario, entre muchos otros elementos.

“No es solo un evento de moda, sino que es un espacio para compartir y vivir una experiencia uniendo elementos extra como la gastronomía y el arte. La intención principal de esto es unir al talento nacional.”, expresó Paulina Viniegra.

Miriam Carmona y Paulina Viniegra, fundadoras del festival.

El evento central fue la pasarela del día sábado, en la que se modelaron prendas clásicas de Eilean Organic Couture, marca socialmente responsable con el medio ambiente, pues fabrica sus ‘wearables’ a base de fibras orgánicas, mezclillas preteñidas y bambú.

“La industria textil es la más contaminante de todas, así que creemos que aunque no se pueda ser 100% orgánico si podemos ser 100% conscientes. Hacemos lo que podemos para contribuir”, expresó Beumaris.

De igual manera, los presentes conocieron cinco outfits de Alex Medina, diseñador queretano, quien se caracteriza por transmitir siempre en sus prendas comodidad y frescura.

“Fue parte de la colección de verano 2017, tiene una gama de colores crudos como lo son el negro, blanco y beige plasmados totalmente en linos. Además es una serie unisex.”, dijo Alex.

El plus de la feria fue la presencia de los propios diseñadores en sus stands, es decir que cada uno explicaba a los asistentes la idea central de sus creaciones.