Román Ronces*

Los colores en los muros de cada espacio de tu hogar crean atmósferas distintas al transmitir sensaciones asociadas a cada uno de esos colores. No obstante esos ambientes no dependen en su totalidad de la elección del color, sino también de la integración y armonía que se logre entre éste, los muebles y accesorios. A continuación te presentamos algunas formas de lograr esta integración en tu sala, y darle un twist a tu hogar esta primavera.

Tonos azules son tendencia esta temporada en el diseño de interiores, al crear atmósferas frescas y apacibles, no obstante, las posibilidades son variadas: desde combinaciones con tonos contrastantes en los muebles y muros, que dan ambientes vibrantes, hasta patrones mezclados que dan rienda suelta a la originalidad.

Fotos: María José Córdoba.

En el diseño de interiores muchas veces se adoptan tendencias del mundo de la moda, como es el caso de los mixed patterns (patrones mezclados): de una manera ecléctica poner en una misma área muchos tipos de patrones y colores sin necesariamente coordinar.  En el interiorismo se puede lograr con cojines, mantas, o incluso papel tapiz.

El azul en general es el color que, en promedio, más gusta a las personas, dentro del hogar  la gente puede pensar que se ve frío o no cálido, si bien sí es un color frío, hay muchas tonalidades que contrastadas con colores cálidos o claros pueden generar ambientes sofisticados y vibrantes. El tono de azul del muro en la foto es tendencia esta temporada, el cual es un tonalidad de azul con un poco de gris, combinación acentuada con los cojines en esa tonalidad.

Otro color de primavera-verano es el turquesa aguamarina, se trata de un turquesa con un poco más de verde, el cual da vida a cualquier espacio si lo ponemos en acentos,  porque demasiado de este color podría llegar a verse muy intenso y pesado a la vista.

Puede relacionarse al color gris (en teoría ni siquiera es un color, pues es mezcla de blanco y negro) como muy simple o incluso sin vida, sin embargo es un tono neutro pero a la vez cálido. Los colores o texturas en este tono dan la sensación de naturaleza (en este caso roca o madera) confort y calidez, pues remiten a seguridad (de todos los miles de años que pasamos teniendo cavernas como casas). Aparte de estar en tendencia es un “color” muy sofisticado que, combinado con accesorios con tonos vivos, puede crear atmósferas con mucha personalidad.

Los dorados y plateados en acentos han tomado fuerza últimamente. La tendencia reciente ha puesto los ojos en el metálico, pero esta vez en el cobre rosado o salmón. Lo podemos ver en accesorios e iluminación, e incluso en detalles textiles como cojines o caminos de mesa.

Román Ronces es diseñador de interiores. Encuentra más de sus propuestas en Facebook: