Entre Manzanillo y Puerto Vallarta, se encuentra una de las reservas naturales más majestuosas del país, la reserva de la Biosfera de Chamela-Cuixmala. Del lado sur, en la zona de Costalegre, Jalisco, se halla Casa Cuixmala, que más que un hotel, asemeja a un palacio en el que se puede entrar en contacto con la exuberante naturaleza, pero con todo el lujo y comodidades posibles, en un ambiente de sustentabilidad.

Casa Cuixmala destaca por su arquitectura con referentes orientales y mexicanos. La suite principal, Cuixmala, obsequia una postal inmejorable del mar, lo mismo que su propia terraza y una piscina de hidromasaje, aunque  también hay tres exclusivas y amenas suites. Asimismo, la extensa propiedad tiene otras opciones de alojamiento: Casitas y Las Villas, pensadas para grupos de amigos o familias completas.

Contacto con la reserva

3 kilómetros de playa y su ubicación permiten a Cuixmala participar en la conservación exitosa de la tortuga golfina, lo mismo que del jaguar y el puma. Este contacto con la naturaleza igual se da en el ámbito gastronómico, pues los ingredientes provienen de las granjas de Casa Cuixmala, o del Pacífico en el caso de los pescados y mariscos.  Así, tienes un motivo para conocer la reserva Chamela-Cuixmala, donde al final de ésta descubrirás La Joya del Pacífico mexicano: Casa Cuixmala.

Fotos: Wayne Hudson.

La suite principal obsequia una postal inmejorable del mar, lo mismo que su propia terraza y una piscina de hidromasaje. Aunque Cuixmala tiene tres suites con la misma exclusividad y las amenidades que todo viajero premium necesita: sala de estar, comedor, media room, biblioteca, además de palapas para disfrutar por completo del clima y la vista al mar. Pero si se requiere más espacio, Casa Cuixmala cuenta con Bungalows individuales y dobles.

Suite Dragon. Los blancos muros, contraste perfecto de los colores vivos del paisaje y la decoración.

Piscina palaciega. Los tonos turquesa por se confunden con los del mar y el cielo.