Karla Juárez/Foto: Gonzalo Ibáñez

Si bien La Estancia Argentina —un negocio familiar con más de 18 años en el mundo de los restaurantes— busca básicamente ofrecer la esencia de la cocina tradicional argentina en cada platillo, particularmente los cortes, su historia de éxito va más allá: remite al carácter itinerante de los gauchos, tan vinculados a la cultura del asado,  pues hoy La Estancia tiene presencia no solo en Querétaro, también en León, Puebla y Veracruz.

La historia comenzó cuando un grupo de cuatro hermanos se reunió como cada sábado para hacer una de sus tradicionales carnes asadas; entre pláticas surgió la idea de abrir un restaurante que se especializara en cortes tipo argentino, ideales para acompañar con una deliciosa copa de vino.

Decidieron aventurarse como socios y abrieron la primera sucursal en Puebla, con el paso del tiempo el restaurante tuvo éxito rotundo, por lo cual se expandieron hacia otras ciudades como Veracruz, León y Querétaro.

Respetado el concepto argentino optaron por redondear la idea con el nombre de Estancia, debido a que en dicho país los ranchos o el lugar en donde se encuentra albergado el ganado es llamado de esta manera; para remarcar, el logotipo muestra la figura del gaucho, que es un símbolo en la cultura popular y nacionalista argentina, caracterizado por su habilidad como “vaquero” y cuya vida campirana remite a los típicos asados del Cono Sur.

El objetivo principal de La Estancia Argentina es cubrir la necesidad del mercado en el ámbito de carnes; sin muchas opciones en el ramo que respeten la cocina tradicional argentina, dicho restaurante se destaca por su fidelidad y calidad en cada platillo. De ahí su eslogan: “Para aquellos que buscan el verdadero y rico sabor de la carne”.

Inspiración y saber desde el Cono Sur

Para crear el extenso menú emprendieron un viaje a Argentina, en donde los socios estudiaron la preparación de cada manjar de la gastronomía de la entidad para llevarlo directo al plato del comensal: salsas, recetas y el sazón original son degustados en cada platillo.

Inclinados a brindar un excelente servicio, cada sucursal cuenta con una amplia cava además de distintas entradas, como sus clásicas empanadas, chorizo argentino, camarones con champiñones al ajillo, mollejas de ternera, queso provoleta, crab cake, entre otras.

"Para aquellos que buscan el verdadero y rico sabor de la carne"

Toque exclusivo

El 16 de enero de 2014 La Estancia Argentina llegó a Querétaro, innovando en el ramo restaurantero con sus presentaciones estrella de cortes Dry Aged, los cuales llevan un proceso de añejamiento que oscila entre los  23 y 28 días en una cámara especial bajo el más atento cuidado del chef, así como los cortes especiales de la casa: la Tapa de rib-eye y el Ojo de rib-eye, únicos en su clase los cuales vale la pena saborear.

En este ámbito puedes disfrutar de bife de chorizo pibe, fajitas, rib-eye roll, ojo de rib-eye, cowboy, tomahaw y muchas más opciones; por otra parte, abriendo el panorama hacia la comida de mar, ofrecen salmón y pulpo a la parrilla, atún sellado, camarones al gusto o robalo especiado.

Para cerrar con broche de oro no podrás evitar pedir alguno de sus deliciosos postres, entre los que destacan el crème bruleè, strudel de manzana, Vesubio y, por supuesto, el pastel de chocolate alemán.

En busca de experiencias diferentes para los clientes, el restaurante ofrecerá seis catas de vino durante este año, gracias a la colaboración de una importante vinoteca, así como la asociación con un club de vinos.