Seguramente conoces nacimientos muy originales y llamativos en México, pero pocos o ninguno que esté bajo el agua, adentro de un cenote para ser precisos. En Yucatán existe el primero, se trata del nacimiento ubicado en el cenote Noh-Mozón, que fue colocado por la escuela de buceo Yucatán Dive Center Altabrisa.

El nacimiento está hecho de piezas de plástico y tiene características para no dañar el ecosistema acuático, como lo es la pintura y materiales con que están elaboradas las figuras. “Nos facilitaron unas de plástico cubiertas con pinturas biodegradables que no tiene efectos dañinos… También nos aseguramos que no fueran muy pequeñas para no afectar a las especies marinas (miden entre 30 y 40 centímetros) y todas pasaron por un proceso de limpieza antes de entrar al agua”, comenta Francisco Galicia, copropietario de la escuela, a la revista Verne.

El nacimiento fue colocado a siete metros de profundidad, por lo que es visible desde la superficie, aunque para admirarlo en su esplendor se requiere bucear con guía, disponibles en el mismo cenote. Así que ya lo sabes, si deseas vivir una Navidad distinta estas vacaciones puedes echarte un clavado por Noh-Mozón, a 40 minutos de Mérida.

(con información de Verne, El País)