Un abuelito polaco aprendiendo inglés mediante un curso en CDs nos recuerda la esencia de la Navidad. El protagonista del spot, quien vive solo con su perro, se esmera en aprender palabras y frases básicas del idioma día y noche, memoriza en voz alta y mediante post-it con tal de aprender lo esencial. Pero para qué tanto esmero para alguien que ya no lo requiere, podría cuestionarse quien ve el video. Sin embargo, más tarde descubrimos que el abuelo se prepara para un viaje, donde conocerá al motivo que le mueve a aprender el idioma de Shakespeare, es ahí cuando descubrimos justo lo que el comercial de Allegro, una web polaca dedicada a las subastas, transmite como slogan: A veces faltan palabras para expresar lo que de verdad importa…