Luis Ángel González/Foto: Eduardo Ponce de León/Pixabay

Pintoresca y cosmopolita, con la tranquilidad buscada por quien pretende desconectarse descansar, pero también con un ambiente festivo y aventurero para quien busca diversión, la ciudad de San Miguel de Allende es un destino clásico del Bajío y no por nada está nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Sus empedradas calles guardan sorpresas a cada visita: nuevas galerías de arte con una intensa producción, restaurantes con los sabores más tradicionales hasta los más contemporáneos; bar, cantina, pub… según el mood en que te encuentres, aquí puedes disfrutar desde una cerveza artesanal hasta el más sofisticado coctel. Todo enmarcado por los ya familiares edificios neoclásicos y barrocos, herencia del esplendor minero de esta ciudad, que continuamente se renueva para ofrecer experiencias a cada tipo de visitante.

Vista de postal para abrir apetito

La panóramica que ofrece Luna Roof Tapas Bar, del Hotel Rosewood, simplemente es privilegiada. Para capturar lo mejor del momento, el cual puedes acompañar de su menú de tapas internacionales y tu coctel favorito.

La consentida del Bajío

Foto: Luna Roof Tapas Bar

 

La nueva propuesta culinaria

Matteo Salas, chef ejecutivo del Áperi, e Israel Loyola han sorprendido gratamente con su restaurante Jacinto 1930, una propuesta de la alta cocina mexicana. Ingredientes como el mole y el chocolate se mezclan con destilados y aromáticos como el mezcal y tequila y el romero y la creme de cassis para crear una mezcla de sabores mexicanos y detalles europeos.

Foto: Jacinto 1930

 

Drink tradicional

Surgió con la idea de emular la cultura berlinesa en San Miguel, y hoy día Berlín Bar & Bistró es un espacio icónico en este destino. Ya sea que solo desees disfrutar de la barra, degustar un buen corte de carne, una hamburguesa gourmet o bien conocer alguna de sus exposiciones o eventos artísticos, es una buena opción.

Foto: Berlín Bar & Bistró

 

Descanso de lujo

Dos Casas & Spa conjuga su buena ubicación con la exclusividad de sus 12 habitaciones y servicios de primera, el spa personalizado y el prestigioso restaurante Áperi.

Foto: Dos Casas & Spa

 

Emociones al aire

La forma más audaz de disfrutar la belleza de San Miguel sin duda alguna es desde el aire, en globo. Para ello están los expertos de Globo San Miguel, que ofrecen vuelos diarios con varias modalidades.

Foto: Globo San Miguel