Redacción/Fotos: Oficina de Viajes y Turismo de Massachusetts

El espectáculo cromático natural asociado al otoño, con los tonos ocres de las hojas de los árboles anunciando al aire y por el suelo la recta final del año, tiene un nombre, el fall foliage, y una ciudad representativa: Boston. Este fenómeno natural puede disfrutarse de mejor manera durante el mes de octubre. Y puede ser el pretexto para redescubrir la ciudad.

Si bien la capital de Massachussets ofrece la posibilidad de admirar esta amalgama de colores (o leaf peeping) sin ir más lejos, por ejemplo en el parque Boston Common, o bien desplazándose hacia el río Charles, también es punto de partida para apreciar más de estas únicas postales otoñales.